sábado, septiembre 12, 2009

Diarios



Los diarios son útiles para el ejercicio de la nostalgia, para contrastar a esa persona que fuimos con la que somos al día. Escribí algunos en la adolescencia, de manera no muy formal. Ahora es mi archivo -constando en su mayoría de escritos en hojas sueltas y dibujos- la ayuda para revivir alguna circunstancia o evento. Mirarse puede tener algo de sorprendente, lo que hace buena la idea de retomar el hábito.

6 comentarios:

Karlo dijo...

Una sola vez hice el intento, pero no dure mucho...
Ahora soy mas constante :)

saludos cordiales
Karlo

Cintia Bolio dijo...

Que traiga cosas buenas tu constancia, Karlo :)
Saludos

Fraga dijo...

Y en lugar de diario, decir "Querido blog".

El zarpazo de la nostalgia está bien, pero cuando reviso mis adolescenterías siempre me deshago de todo lo que huela a cursi o a ñoño.

Rosalmor dijo...

Hola Cintia!! Me permití linkear tu blog pues me parece genuino, me gusta mucho el dibujo aunque poco lo practico, me agradan tus monos.
Respecto al diario,tienes razón son como un chapuzón al pasado -a veces muy, muy distante- sin embargo creo que ahí está nuestra real esencia... : )

Erik Proaño Muciño (Frik) dijo...

Es un gran ejercicio y una gran autoterapeada, algunos incluso los transforman en literatura y hasta en historietas con resultados de lo más interesantes...
; -)

Cintia Bolio dijo...

Estimado Fraga, si yo hiciera eso de tirar mis cursilerías...me quedaba con nada :)

Gracias muchas Rosalmor, por tus palabras y por el link, y bienvenida al blog.

Mi Erik, siempre atinado...
La cuestión es existencialosa, y un diario ayuda :(
Abrazo