viernes, febrero 20, 2009

El Chamuco 168





Aquí, un recuento (muy incompleto) de crímenes de odio contra mujeres. Impunidad global.

Estos hechos se consignan de manera estadística. Números de color amarillo. En las noticias se nos informan cotidianamente, de manera natural y jamás se relacionan con, o se menciona la palabra machismo. Curiosamente, cuando alguna de nosotras lo dice, escribe o dibuja, surge invariablemente la etiqueta "ultrafeminista". ¿Realmente existe el ultrafeminismo? no lo creo. No he encontrado nota alguna que informe sobre una mujer o un grupo de mujeres secuestrando, violando, mutilando y matando hombres. Afortunadamente.

La palabra feminista tiene mucho tiempo siendo satanizada en este México lindo, machista, muy conservador. No se puede alegar en contra del machismo inherente (pero no natural) de nuestra cultura sin que se nos acuse de ultrafeministas (como categoría detergentiana).

Se confunde el feminismo con el hembrismo. Mientras el primero empuja por lograr la equidad entre hombres y mujeres, el segundo es el espejo del machismo que critica: busca la revancha, aplastar al otro cuyo pecado es ser hombre.

El ideal amazónico me parece absolutamente equivocado.
Nunca he creído en la superioridad de las mujeres.
Menos cuando se ve a tan pocas en ámbitos del poder como la Suprema Corte, primero avalando las redes de pederastia en el caso de Lydia Cacho y ahora, dándole una palmada en la espalda a los agresores sexuales de Atenco en 2006. ¡Mucho, machachas!

7 comentarios:

sonoio dijo...

no alcanzaría la net, para consignar los abusos cotidianos contra las mujeres,
pero tu granito de arena es enorme
un beso muy grande!

Cintia Bolio dijo...

Así es, Sonoio, gracias también por tu grano de arena ;)
Besos

María Sánchez dijo...

Se ha hecho costumbre mirar y mirar los abusos como parte de la vida diaria.

Y si, es dificil para una mujer sobresalir ocupando espacios de poder y algunas de las que lo logran forman parte de ese todo que solo tiene una neurona, por lo tanto la sinapsis les está impedida.

Un abrazo Cintia.

María

Mujer de fuego dijo...

Querida Cintia, muy buena reflexión sobre el feminismo, creo que la mala reputación del feminismo se deriva de una campaña de desprestio provocado. Como tu bien lo mencionas el feminismo en primer lugar se origino como una necesidad de reconocimiento no sólo a nivel humano sino laboral, social y cultural; si uno piensa que en México el derecho al sufragio de la mujer tiene apenas 50 años, es que todavía nuestra sociedad está en construcción. Abrazos

Cintia Bolio dijo...

Abraxobexo para las dos ;*

Querida María,
Tienes toda la razón...Y es la inconciencia de algunas la que más ayuda a que la cosa siga utópica...

Querida Mujer de fuego,
Gracias por las flores. Y aunque esto va para muy largo, y aún cuando la mala prensa es fuerte y se ve en prácticamente todos lados, vale la pena seguir abrazando la causa perdida.

El Gus dijo...

"el peor machismo es el de las mujeres"... muy buena frase, cintia!!

hay que recordar que muchas veces fueron las propias mujeres, en sus papeles de madres abnegadas, quienes crearon y fomentaron el machismo en sus hijos/as, ó no? Generaciones enteras de inútiles que ni siquiera saben hervir un huevo ó planchar su propia ropa porque la madre les inculcó la idea de que esas son tareas exclusivas para mujeres... y en fin, de esa clase de conductas se van generando otras peores, como la idea del "sexo débil" y la consecuente violéncia de género... como una gigantesca bola de nieve...

nos corresponde erradicar esa imagen y conductas derivadas con el ejemplo que les demos a nuestros hijos y procurando la creación en el ámbito público de condiciones que nos permitan hablar auténticamente de una igualdad de género... ó bueno, es lo que me parece a mí que procede =P

Cintia Bolio dijo...

Muchas gracias por las flores Gus, y ¿de quién es la culpa? de las madres sí, pero también de los padres (aunque, después de cierta edad, ya no se le puede echar la culpa a los parientes). La clave está como bien lo apuntas en educar con el ejemplo y otorgar los mismos derechos y obligaciones a ambos sexos (aaah, la utopía)...Hablando de los inútiles y las inútilas, nunca es tarde para aprender a hacer las cosas por nosotr@s mism@s ;)
Un abrazote Gus